Extraido del Proyecto PAR/86

Eopaleozoico (Ordovícico-Silúrico-Devónico)

  • Consideraciones Iniciales

El Eopaleozoico en el Paraguay está representado por unidades del Ordovícico Superior y Silúrico Inferior (Llandoveriano), que afloran en faja NW-SE en el centro oeste del Paraguay Oriental y norte de la Región Occidental. Su continuidad en su sub-superficie en ambas regiones se comprueba por perforaciones. La unidad de edad Devónica aflora en el norte de la Región Occidental en un bloque de dirección NE-SW delimitado por fallas y fracturas según Gómez Duarte (1986). En el Paraguay Oriental, el Devónico está identificado en sub-superficie en los pozos Asunción N°1 y N°2 (Pecten- Occidental-Trend), en el Pozo RD-76 (T.A.A.). El área que abarca el Ordovícico-Silúrico en el Paraguay Oriental es de 4.522 km2 y en la Región Occidental (Cerro León) de 2.000 km2. El Devónico aflorante en el área Occidental ocupa 1.930 km2.

Harrington (1950) fue el primero en estudiar detalladamente la geología del Paraguay Oriental y atribuyó parte de las unidades del techo del Silúrico al Devónico, esto fue seguido por Eckel (1959), Wolfart (1961) y Putzer (1962), redefinieron estas unidades como del Silúrico Inferior (Llandoveriano). Harrington (1972), volvió al tema considerando a todas estas unidades como del Silúrico.

El Silúrico del Paraguay Oriental fue dividido por Harrington (1909), en las Series de Caacupé (Conglomerado de Paraguarí y arenisca de Piribebuy) e Itacurubí. Eckel (1959) dividió la Serie Caacupé en el Conglomerado Basal de Paraguarí, una arenisca arcósica, una unidad de areniscas sacaroidales blancas y una unidad superior de areniscas y pizarras. Al igual que Harrington (1950), atribuyó la Serie Itacurubí al Devónico. Putzer(1962), atribuye al conglomerado basal y las areniscas de Caacupé al Ordovícico- Silúrico y las areniscas de Eusebio Ayala, arcillas de Vargas Peña y areniscas de Cerro Perro al Silúrico Inferior (Llandoveriano). En el informe sobre la geología de la Cuadrícula 40 (1966), el Silúrico está englobado en la Serie Cordillera con las Formaciones Caacupé, Eusebio Ayala, Ypacaraí e Itacurubí. En la descripción de la geología de la Cuadrícula 41 (1966), la Formación Itacurubí es reemplazada por la Formación Acosta Ñú.

Estratigrafía

La clasificación estratigráfica utilizada en este Texto Explicativo, para el Silúrico del Paraguay Oriental, está basada en Harrington (1972); y para la Regiòn Occidental se utiliza la denominación presentada por Gómez Duarte (1986).

  • Grupo Caacupé

Aflora al NE de Asunción, en la Cordillera de los Altos, desde el valle de Ypacaraí hasta la ciudad homónima. Al sur de Asunción existe una extensa faja de afloramiento, desde Roque González de Santa Cruz hasta Quiindy, Quyquyhó y Mbuyapey. El grupo está dividido en tres formaciones: Fm.Paraguarí, Fm.Cerro Jhú y Fm.Tobatí y su deposición empieza probablemente en el Ordovícico Superior.

  • Formación Paraguarí

Constituye la secuencia basal del Grupo Caacupé y está distribuido por todo el borde de la cuenca Silúrica. Aflora en la base de la Cordillera de los Altos, en las proximidades de la ciudad de Paraguarí, y en la región adyacente al valle de Ypacaraí. Más al sur, hay una extensa faja de afloramiento entre Quiindy y Quyquyhó. Está constituido por sedimentos de grano grueso y capas conglomeráticas que pasan gradualmente a areniscas arcósicas. La unidad no supera los 20 metros de espesor. El contacto inferior, con rocas del basamento Precámbrico-Eopaleozoico, está en discordancia angular y la secuencia sedimentaria se inicia con areniscas arcósicas de grano grueso y niveles de arenisca conglomeráticas con estratificación cruzada, como se puede observar en el Km 116 de la Ruta 1 (Asunción- Encarnación), en relictos sobre el basamento cristalino.

Este nivel basal, de arenas de grano grueso, tiene un contacto gradado con conglomerados portando cantos de 3 cm y areniscas de grano grueso (1.000 a 1.410 μ), en capas de espesor variado, como afloran en el Km 102, de la Ruta 1.

En el Km 104 de la Ruta 1, en el arroyo Zanja Itá, afloran unas secuencias de conglomerados soportadas por unEstos sedimentos poseen una faja de afloramiento paralelo a los conglomerados de la Formación Paraguarí, con la cual tienen un contacto concordante y gradado. El mayor espesor conocido de esta formación queda en la localidad del Cerro Jhú con 450 mts. de altura. Según Alvarenga (1985), su contacto superior con la Formación Tobatí es también gradado con intercalaciones de lutitas y nódulos de arcilla.

Las areniscas de esta formación presentan estratificaciones cruzadas a subparalela muy característica, y con gran variedad de colores (amarillo claro a marrón rojizo), se lo encuentra frecuentemente en proceso de lateritización. Cuando no están lateritizados son friables y de aspecto sacaroidal, debido a su composición cuarzosa y ausencia de matriz. Es de granulometría bastante variada con valores entrea matriz de areniscas arcósicas de grano muy grueso (1.000-1.410 y 1.410-2.000 μ). Los cantos poseen dimensiones entre 2 y 7 cms y están constituidos por cuarzo y cuarcitas. Estos cantos pueden presentar tamaños hasta de 15 cms. y exhibir una litología más variada como cuarzo de vetas, cuarcitas, esquistos, chert. Capas conglomeráticas, pueden reposar directamente sobre el basamento, sin la presencia de las capas iniciales más arenosas, como se puede observar en las proximidades de Paraguarí en la Ruta Piribebuy. El ambiente deposicional de estos sedimentos, se le atribuye un régimen fluvial del tipo entrelazado (“braided rivers”) en sitio deposicional con fuerte control tectónico.

  • Formación Cerro Jhu

125-177μ (areniscas finas) hasta 250-350 μ(arenisca media).

Cada una de las secuencias de estratos cruzados muestran en su inicio una granulometría más gruesa (250-350μ) con una disminución hasta 125-177μ en dirección al techo y al contacto con otras secuencias que empiezan nuevamente con 250-350 μ. Hay flujos fluviales con decrecimiento de energía, que producen en cada capa una disminución de granulometría hacia la parte superior.

En los afloramientos del arroyo Abay, 2 km al sur de Ypané, en una cantera sobre la Ruta Guyratí y a 1 Km antes de Villeta. En el tramo de la Ruta 2, en la Cordillera de los Altos, las areniscas presentan nódulos de arcillas “shale clasts”, producto de la erosión de las lutitas asociadas a este ambiente deposicional. Comte (1986) atribuyó esta situación a oscilaciones del mar Silúrico.

En su contacto basal la formación muestra areniscas de grano grueso (350-500μ), como en el Km 85 de la Ruta 1. Sobre la misma ruta, en la ciudad de Roque González, las areniscas presentan variación granulométrica que oscilan entre 350-500μ hasta 177-250μ, en las co-secuencias de estratos cruzados con 4 metros de ancho y 1 a1,5 metros de espesor.

La parte basal, en contacto transicional con los conglomerados de la Formación Paraguarí, indican aún una fuerte influencia fluvial que va cambiando a un ambiente marino litoral, que se demuestra por la fábrica grano/grano (“winnowing”) que confiere a estas areniscas su aspecto “sacaroide”.

  • Formación Tobatí

Está constituida por areniscas friables y también “sacaroides”, a veces un poco carbonáticas, en forma de capas aparentemente macizas. En detalle presenta estratificación en láminas, frecuentemente parte de estratificaciones cruzadas de gran tamaño y ángulo bajo como puede observarse en las proximidades de la ciudad de Tobatí. Las areniscas presentan granulación entre 350-500μ, bien seleccionadas pero poco redondeadas. Según Degraff (1982), la formación posee un espesor de 200-250 m al E del Valle de Ypacaraí y un mínimo de 80 m al W de la misma depresión. Alvarenga (1985) atribuye un espesor de 150 m para esta formación.

En los afloramientos estas areniscas presentan fuerte silicificación, lo que causa resistencia a la erosión. La infiltración del agua superficial pasa por la fractura permitiendo la separación de bloques y la formación de escarpas. Otro aspecto muy característico de la alteración de estas areniscas es la presencia de placas en forma de escamas, lo que confiere un aspecto rugoso a los afloramientos.

El contacto basal es concordante y transicional con la Formación Cerro Jhú y lo mismo pasa en su contacto superior con la Formación Eusebio Ayala, del Grupo Itacurubí.

El ambiente deposicional atribuido a esta formación es marino somero.

El contacto transicional con la Formación Eusebio Ayala, con amplio contenido fosilífero marino, constituye una prueba de su ambiente deposicional y también de su edad (Llandoveriano).

  • Consideraciones sobre el Grupo Caacupé

Las tres formaciones del Grupo Caacupé constituyen la secuencia clástica más gruesa del evento marino transgresivo del Ordovícico/Silúrico. La rápida submersión de la secuencia fluvial inicial, representada por la Formación Paraguarí, con aproximadamente 15 m de espesor, es una indicación de que el mar invadió y cubrió el sistema fluvial con gran velocidad. El contacto superior del grupo, transicional con el Grupo Itacurubí, que posee fósiles de ambiente deposicional marino asociado a sus características litológicas, confiere al Grupo Caacupé el carácter de una secuencia basal de la transgresión marina de edad Ordovícica/Silúrica.

  • Grupo Itacurubí

Recibe su denominación de la ciudad de Itacurubí de la Cordillera, distante 86 Km al ESE de Asunción, por la Ruta 2. En esta región aflora en una faja de dirección NW-SE paralela a la orientación de los afloramientos del Grupo Caacupé. Al W de la depresión de Ypacaraí aflora en bloques controlados por fallas pertenecientes al borde occidental del valle. El grupo está dividido en tres formaciones: Fm. Eusebio Ayala, Fm. Vargas Peña y Fm. Cariy.

  • Formación Eusebio Ayala

Está constituida por areniscas en capas de 10 a 15 cms de espesor y lutitas en alternancia rítmica. Las areniscas presentan granulación fina y son frecuentemente micáceas. Las capas de lutitas están constituidas por una mezcla entre limo y arcilla en proporción variada. Las capas de areniscas, próximo al contacto basal con la Formación Tobatí, debido al carácter transicional del contacto, presentan aspectos “sacaroides”. El contacto superior con la Formación Vargas Peña es igualmente transicional. Esta unidad posee 200 m de espesor.

En una cantera localizada en la Ruta2, a6 km de Eusebio Ayala, en dirección a Itacurubí de la Cordillera, aflora una secuencia de areniscas y areniscas conglomeráticas con sedimentación gradual (“graded bedding”). En cada capa de deposición se inicia con un conglomerado de cantos de hasta 4 cms, terminando con areniscas de grano medio a fino. Existe una intercalación de lutitas caolínicas entre las areniscas finas.

El promedio de espesor en cada capa es de 15 cms. En la base estas capas presentan estructuras de excavación y están rellenas, las areniscas del techo de estas secuencias, presentan ondulitas. La sedimentación es de carácter fluvial y se encuentra interdigitada con lutitas de la Formación Eusebio Ayala indicando su origen continental.

Según Degraff (1982), la asociación fosilífera de esta formación es la siguiente:

  • Eocoelia paraguayensis (Harrington) AMOS y BOUCET
  • Australostrophia sp. indet.
  • Orthoceratidas
  • Trimerus sp.
  • Dalmantes sp. indet.

La abundancia de micas en las areniscas de grano fino, la alternancia rítmica con las capas de lutitas, los fósiles marinos y la presencia de facies fluviales intercaladas, atribuyen a esta unidad un ambiente deposicional marino cerca de la línea de la costa, en bahías o golfos.

  • Formación Vargas Peña

Presenta pobres y escasos afloramientos. En su localidad tipo, cantera de Vargas Peña, cerca de la ciudad de Itauguá, al W del Valle de Ypacaraí, existen lutitas micáceas blancas a veces teñidas de amarillo, pardo y rojo. El máximo espesor de esta formación es de 80 m al W del Valle de Ypacaraí, donde la secuencia se encuentra fallada con buzamientos entre 25 y 40°hacia el SW. Al E del mismo valle no sobrepasa los 20 m.

El contacto inferior es transicional con la Formación Eusebio Ayala y el superior al igual con la Formación Cariy. Esta formación posee una gran cantidad de fósiles marinos. Según Degraff (1982), la existencia fosilífera de edad del Silúrico Inferior (Llandoveriano) es la siguente:

  • Lingula sp., indet.
  • Lingula sp., Lingula lamella CLARKE
  • Anabaia paraia CLARKE
  • Eucoelia paraguayensis (Harrington) AMOS Y BOUCET
  • Praectenodonte sp. indet.
  • Ctenodonta sp. indet.
  • Anodontopsis? sp. austrina CLARKE
  • Nuculites opistowystomus HARRINGTON
  • Nuculites sp. et. N. brasilianus CLARKE
  • Nucula? sp. indet.
  • Palaeoneilo? sp. indet.
  • Ulrichospira? sp. indet.
  • Eotomaria sp. indet.
  • Orthoceratido indet.
  • Hyolithes sphenomorphus HARRINGTON
  • Hyolithe guaraniensis WOLFART
  • Tentaculites sp. indet.
  • Tentaculites sp. et. T. trombetensis CLARKE
  • Dalmanites sp. indet.
  • Calymene boettneri HARRINGTON
  • Flexicalymene (Flexicalymene)
  • Climacograptus innotatus brasiliensis RUED
  • Diplograptus modestus lab. subsp.
  • Monograptus sp.
  • Calloconullaria sp.
  • Artrophycus sp.
  • Crinoideas indet.

La asociación de graptolites y trilobites atribuye a esta formación un origen en ambiente marino somero, próximo a la orilla del mar, con lagunas, barras de arena y sedimentación costera (Alvarenga, 1985).

  • Formación Cariy

Está constituida por areniscas cuarzosas y feldespáticas de grano fino a medio, en capas macizas con estratificación cruzada e intercalaciones de lutitas y areniscas micáceas de grano fino. Su contacto inferior es transicional con la Formación Vargas Peña y el superior está presumiblemente en discordancia erosional con las capas sedimentarias de edad Carbonífera. En superficie el contacto de la secuencia sedimentaria del Ordovícico/Silúrico con las unidades del Permo-Carbonífero, es por falla. El espesor máximo de esta unidad es de 100 m. al E de la depresión de Ypacaraí y 180 m al W. Posee abundantes fósiles marinos del Silúrico inferior.

Los fósiles presentes en esta formación según Degraff (1982) son:

  • Pavosites sp. indet.
  • Lingula sp. att. L. oliverai M. ALZOLA
  • Eocoelia paraguayensis (HARRINGTON ) AMOS Y BOUCET
  • Australostrophia conradii HARRINGTON
  • Australostrophia sp. nov. (A. conradii WOLFART non HARRINGTON)
  • Strophomenido indet. (Schellwienella inca HARRINGTON, non D’ORB.)
  • Camamotoechia? sp. indet.
  • Ctenodonta? sp. indet.
  • Nuculites opistowystomus HARRINGTON
  • Nuculana? sp. indet.
  • Eotomaria sp. indet.
  • Murchisonia (hormotoma) sp. indet.
  • Calymene Boettneri HARRINGTON
  • Calymene sp. indet.
  • Diacalymene sp. att. D. crassa SHIRLEY
  • Phacopina (Scothiella) pennoana WOLFART
  • Phacopina (Scothiella) itacubensis HARRINGTON
  • “Proetus” sp. indet.
  • Trimerus sp. indet.
  • Trimerus (Trimerus) sp. nov.
  • Climacograptus innotatus brasiliensis RUEDERMAN
  • Diplográtido indt. (Diplograptus? Sp. WOLFART)
  • Tentaculites sp. indet.
  • Skolithos

La asociación fosilífera, presente en esta secuencia, sugiere un ambiente marino somero, nerítico proximal a la orilla del mar, en ensenadas y golfos, con fuerte influencia continental.

En el Cerro Loma Cariy, cerca de Itacurubí de la Cordillera, la formación aflora demostrando un pasaje lateral con la Formación Eusebio Ayala. Hay un aumento de espesor en las capas de areniscas y disminución en las capas de lutitas sin modificación en la litología. Las capas de areniscas son fosilíferas.

En el trayecto Asunción, Limpio, Emboscada y Arroyos y Esteros, es posible observar el pasaje lateral de las lutitas de la Formación Vargas Peña hacia areniscas de la Formación Cariy, a 8 km del Río Piribebuy, en la localidad denominada Compañía Acevedo (Ruta Emboscada hacia Arroyos y Esteros). Los niveles de lutitas de la Formación Vargas Peña, fuertemente micáceas, se intercalan en capas de areniscas con granulometría entre 62 y 125 μ, también fuertemente micáceas. Hacia el techo están substituidas por capas de areniscas más gruesas (177 a 250μ), con estratificación cruzada.

La faciología de las areniscas de la Formación Cariy indica un ambiente deposicional semejante a las areniscas de la Formación Cerro Jhú. La gran diferencia entre estas dos areniscas está en su posición en relación al ciclo transgresivo marino. Las areniscas de la Formación Cerro Jhú, pertenecen al ciclo transgresivo y están situadas por sobre el conglomerado de la Formación Paraguarí, los cuales suceden transicionalmente. Existe en esta unidad una fuerte influencia fluvial. Estas areniscas presentan frecuentes intercalaciones de lutitas, en forma de una arcilla caolínica de color claro (explotado localmente para cerámica, como en el caso del pueblo de Nueva Italia), probablemente, en una oscilación de este ambiente litoral de playa, con lagunas e influencia litoral de drenaje cercano.

Las areniscas de la Formación Cariy están en un mismo tipo de ambiente. Representan una regresión de episodio marino. De esta manera, se sobrepone al ambiente de lutitas de la Formación Vargas Peña, adquiriendo, en su base, los niveles micáceos descriptos más arriba. Del ambiente anterior adquieren también una fauna que está representada por su asociación fosilífera. Representan, no obstante, el mismo ambiente litoral de la Formación Cerro Jhú, en un episodio regresivo.

La falta de exposiciones más detalladas e informaciones de profundidad no permite definir, por el momento, si los sedimentos de la Formación Cariy representan el episodio regresivo final del mar Silúrico o, una gran oscilación del proceso transgresivo. No obstante representa, indudablemente, un evento regresivo.

  • Formación Cerro León

Aflora en el Paraguay Occidental, en la región de Cerro León, al borde occidental del lago Palmar de las Islas, ocupando un área de 2.000 km2. Está constituido por areniscas blancas, blancas amarillentas, crema en la mayoría de los casos, en la parte basal algo arcósica. Los estratos basales son de grano grueso a medio y algo arcósicos, llegando a areniscas muy puras y bien seleccionadas en la parte superior. En áreas más tectonizadas las areniscas pasan a cuarcitas con desarrollo de cristales de cuarzo faneríticos, indicando la acción hidrotermal (Gómez Duarte, 1986).

Presentan estratificación cruzada en gran escala y en base de la parte aflorante, una secuencia granulométrica decreciente de abajo hacia arriba. Las areniscas puras y bien seleccionadas presentan estratificación gruesas a masivas.

Srgún el mismo autor, en Cerro León, esta formación se encuentra muy tectonizada. Las fracturas son principalmente de direcciones norte-sur, existiendo otras de NW-SE y NE-SW. La presencia de brechas o fallas entre los planos de estratificación indican que hubo desplazamiento horizontal, además de las fallas normales de gran porte.

Gómez Duarte (1986) describe que actualmente el afloramiento de la Formación Cerro León es parte del alto estructural del Alto Central (Fig.1), de configuración Cretácica, actuando como elemento positivo desde el inicio del Devónico, siempre como límite de las cuencas del norte del Chaco.

En Bolivia, la base de las capas Silúricas reposan sobre el Ordovícico y constituyen diamictitas con intercalaciones de lutitas y areniscas cuarcíticas (Suares Riglos, 1975). Pucci (1985) correlaciona las areniscas y cuarcitas de Cerro León con la Formación Kirusillas del lado boliviano, pero la descripción presentada por los autores bolivianos no corresponde a rocas similares a las de Cerro León. Por el carácter de las rocas y sus fósiles serían más bien correlacionadas con el Grupo Itacurubí (Gómez Duarte, 1986). Es interesante señalar que, Bigarella & Comte (1959), determinaron que el transporte de las areniscas se realizó por corrientes fluyendo hacia el WNW, esto es, fuera de la Cuenca del Paraná y en dirección a los geosinclinales pre-Andinos.

A finales del Silúrico e inicio del Devónico, el mar se retiró en dirección a los geosinclinales pre-Andinos, por el alzamiento del Anticlinal Central Paraguayo. Al referirnos a este evento, debemos tener en cuenta que ninguno de los autores consultados identifican a rocas del Devónico en el pozo de exloración petrolífera de Orihuela, que se encuentra entre Cerro León y las regiones del Silúrico, aflorante en el Paraguay Oriental, lo que indicaría, que a finales del Silúrico e inicio del Devónico, esta zona se encontraba emergida (Gómez Duarte, 1986). El mismo autor cree que el alzamiento del Alto Estructural del Chaco Central, (Banks et. al., 1975), se habría iniciado en esta época separando así las cuencas de Curupayty y Carandayty de la Cuenca de Paraná.

  • Formación San Alfredo

Está constituida por areniscas micáceas finas, grises a verdosas, laminares con ondulitas en la localidad tipo en la Cordillera de San Alfredo en el norte chaqueño. Esta formación pertenece al Devónico Medio a Superior y está correlacionada con lasformaciones de la misma edad del lado boliviano (Gómez Duarte, 1986). Aflora en el Paraguay Occidental con un área aproximada a los 1.930 Km2.

Las areniscas micáceas de la Cordillera de San Alfredo, de unos 2.000 m de espesor, registrado en el pozo Cerro León No. 1, representa el Devónico y puede ser observado en numerosos afloramientos en la localidad citada. Según el mismo autor (Gómez Duarte, 1986), las areniscas micáceas que se encuentran en la cima de Cerro León, inmediatamente sobre las areniscas y cuarcitas Silúricas, pueden tener la misma edad, o sea Devónico.

El mismo autor describe que generalmente las rocas de esta formación se encuentran muy fracturadas con direcciones NW/SE, NE/SW y N/S. Estas fracturas, en numerosos casos, están rellenadas con ocres rojos. La morfología nos hace pensar en escarpas de fallas de avanzada erosión, con correderas de agua que se acomodan a las fracturas.

Se encuentra como parte del Alto Estructural del Chaco Central, separado de Cerro León, por fallas normales de gran rechazo y considerado un alto estructural independiente. Teniendo en cuenta este enunciado, Gomez Duarte (1986), propone denominar la zona de afloramientos rocosos de esta formación, como Alto estructural Lagerenza (Fig. 2).

  • Consideraciones sobre el Silúrico/Devónico del Paraguay Occidental

En Cerro León y Cerro Cristian se encuentra aflorando una cuarcita rojiza, masiva y dura y una arenisca micácea blanca, grisácea, de grano fino, que ha proporcionado algunos braquiópodos, gasterópodos y artrophycus (Degraff, 1982). Estos estratos han sido datados como Silúricos y son seguidos hacia la parte superior por estratos del Devónico inferior, que en su parte inferior presenta una arenisca micácea amarilla grisácea a marrón rojiza, de grano medio a fino y han proporcionado los siguientes fósiles:

  • Favosites sp.
  • Chonetes falklandicus (MORRIS Y SHARPE)
  • Leptocoelia flabelites (CONRADI)
  • Tentaculites stubeli (CLARKE)
  • Lamellibranchiata indet.

En su parte superior está constituida por lutitas arcillosas, verde oliva a grisáceas y finas capas de areniscas de grano fino, que han proporcionado Tentaculites sp. y Briozoa indeterminados. En el subsuelo se ha encontrado la misma cuarcita de edad Silúrica en distintas localidades, abarcando prácticamente toda la región chaqueña. Estas rocas Silúricas son seguidas, hacia la parte superior, por la secuencia del Devónico Inferior ya mencionado, aunque las mismas sólo se han encontrado en las perforaciones al noroeste del Chaco. Harrington (in Degraff, 1982) ha identificado los siguientes fósiles en la secuencia del Devónico en el perfil del pozo Santa Rosa:

  • Chenocrinus? sp.
  • Australospirifer ef. A. antarticus MORRIS y SHARPE
  • Aerospirifer? sp.
  • Australostrophia arcei ULRICH
  • Australostrophia mesembria CLARKE
  • Chonetes falklandicus MORRIS y SHARPE
  • Chonetes skottabergi CLARKE
  • Derbyina whitionum CLARKE
  • Leptaena sp.
  • Leptocoelia flabellites CONRAD
  • Lingula lepta CLARKE
  • Schellwienella aganzi HARTT
  • Spirifer sp.
  • Tentaculites crotalinus SALTER
  • Tentaculites jaculus CLARKE
  • Trilobites?

No se ha determinado aún si estas secuencias son correlacionables o no a la secuencia del Silúrico-Devónico (?), según Degraff (1982), aflorante en la Región Oriental del Paraguay y tampoco se sabe el espesor de estos estratos.

El Devónico en el Paraguay Oriental

En Paraguay Oriental, Harrington (1950), atribuyó el actual Grupo Itacurubí de edad Silúrica (Llandoveriano) al Devónico, correlacionándolo a las secuencias Devónicas aflorantes en el borde este de la Cuenca del Paraná. Esta equivocación fue corregida en el trabajo de Wolfart (1961), que identificó los fósiles presentes en el Grupo Itacurubí, como de edad Llandoveriana (Silúrico Inferior). A partir de este trabajo, se acepta la existencia de sedimentos de edad Devónica en la Cuenca del Paraná en el Paraguay Oriental, y por extensión, a casi toda el área de esta parte de la cuenca.

La exploración petrolífera llevada a cabo en el Paraguay Oriental, en los últimos años, hizo que se descubrieran en profundidad sedimentos de edad Devónica en el área norte de la Región Oriental, entre los ríos Ypané y Jejuí Guazú. Los pozos Asunción No. 1 y 2 (PECTEN-OCCIDENTAL-TREND), acusaron respectivamente 370 y 265 m de espesor para los sedimentos de esta edad. La caracterización litológica de este intervalo en una base más arenosa y parte superior más arcillosa, correspondientes a las formaciones Furnas y Ponta Grossa del Grupo Paraná, en la Cuenca del Paraná, atribuye gran importancia a esta información, principalmente desde el puto de vista de la evolución tectónica sedimentaria de la cuenca, en el Paraguay Oriental.

En la perforación Asunción No. 1 (24°04’ 12.55” S y 56°27’ 12.42” W), la columna sedimentaria atribuida a la Formación Furnas está comprendida entre 2.050 y 2.240 m de profundidad y está constituida por areniscas conglomeráticas, areniscas intercaladas con capas de pizarras y areniscas arcósicas cortadas por varios niveles de intrusivas. El intervalo atribuido a la Formación Ponta Grossa, está comprendido entre 1.870 y 2.050m de profundidad y está constituida por pizarras con varias intercalaciones de niveles de areniscas alrededor de 5 m de espesor.

En la perforación Asunción No. 2 (23°41’ 47.96” S y 56°35’ 02.38” W), la columna correlacionable a la Formación Furnas está comprendida entre 2.077,5 m a 2.275 m. de profundidad. La distribución litológica es un poco diferente de la existente en el pozo anterior. Está constituida por areniscas, pizarras micáceas con intercalaciones de limolitas, limolitas con intercalación de delgadas capas de areniscas con presencia de pirita y areniscas con intercalación de niveles de limolitas. El intervalo atribuido a la Formación Ponta Grossa, se encuentra entre 2.000 y 2.077,5 m de profundidad y está constituida totalmente por pizarras limolíticas micáceas. El contenido paleontológico,presente en ambos pozos, define una edad Devónica. Las asociaciones faunísticas Devónicas en la Argentina, Uruguay, Brasil (Cuenca del Paraná), Paraguay, Bolivia, Perú, Islas Malvinas y Africa del Sur son similares entre sí, diferenciándose nítidamente de otras regiones. Esta unidad Faunística fue llamada Malvinocófrica por Richter & Ritchter (1942). La fauna Malvinocófrica exhibe un elevado grado de endemismo, de modo que en su desarrollo típico no se encuentra ninguna especie de marcofósil común a otras faunas.

Es en el Eodevónico en que la fauna malvinocófrica se desarrolla por excelencia, debido a que en el mesodevoniano ya aparecen formas endémicas. Las faunas contemporáneas de la Cuenca Paranaiba y Amazonas, localizadas más al norte del Cratón Sudamericano, son mal conocidas, aunque lo poco que se conoce parece ser suficiente para excluirla de la provincia malvinocófrica. De acuerdo con Clarke (1913), las diferentes faunas Eodevónicas del globo derivarían de un “stock” común Silúrico.

Al norte de la falla Jejuí/Aguaray Guazú (Fig. 10), en el Alto del Apa, los sedimentos de edad Devónica están ausentes tanto en el Paraguay como en la región vecina del Estado de Matto Grosso del Sur, Brasil, donde los sedimentos de edad Permo-Carbonífera de la Formación Aquidauna se asientan en discordancia, directamente sobre rocas del basamento de edad Pre-Cámbrica/Eo-Paleozoica. En el Paraguay, en continuidad, sedimentos correlacionables al Aquidauna (Formación Aquidabán), reposan directamente sobre rocas de los Grupos Itapucumí y San Luís también de edad comprendida entre el Pre-Cámbrico y el Eo-Paleozoico.

Las columnas de sedimentos de edad Devónica, observados en los pozos mencionados, están en contacto con sedimentos atribuidos al Silúrico, también ausentes más al norte. Existe, por tanto, una sección central en el Paraguay Oriental, que constituye un bloque tectónicamente rebajado, donde la columna Silúrico-Devónica está preservada (Fig. 1 y 4).

El límite sur de la ocurrencia de los depósitos Devónicos es más difícil de precisar, por falta de datos en profundidad, aunque comprobadamente no existen depósitos de edad en la faja de afloramientos dominada por la presencia de los Grupo Caacupé e Itacurubí, en el área de Asunción/Paraguarí, y hacia el sur, hasta Quiindy. Como el contacto de las rocas Silúricas con los sedimentos de la Formación Coronel Oviedo (Permo-Carbonífera) es por falla (Falla de San José, Fig. 5) y la sección gondwánica está rebajada, es posible la presercia de sedimentos Devónicos debajo del Permo-Carbonífero, como esquemáticamente se presenta en la Fig. 4, como ejemplo de lo que ocurre más al norte.

La sedimentación de edad Devónica, caracterizada principalmente por depósitos marinos transgresivos, está presente en todo el interior continental de las placas del antiguo sub-continente de Gondwana. Este también es el caso de la Plataforma Sudamericana, donde el ciclo depositacional del Devónico existe en el interior de sus cuencas intracratónicas.

Neopaleozoico (Carbonífero-Pérmico)

  • Consideraciones Iniciales

En la Cuenca del Paraná son conocidos sedimentos de edad del Carbonífero inferior. En el Paraguay Occidental, la columna estratigráfica de las cuencas sedimentarias presentes no establecen distinción entre el Carbonífero inferior y superior. En la región Oriental del País, sedimentos del Carbonífero superior yacen en discordancia erosiva, tanto sobre sedimentos del Devónico como de rocas del Basamento Cristalino de edad Precámbrica, Fúlfaro (1982) describe un intenso período de erosión que sigue al fallamiento, con fuerte movimentación vertical después de la sedimentación del Grupo Devónico. En el Paraguay Occidental, este período de movimentación vertical, causó, antes de la deposición del Carbonífero superior, la mención de toda la columna Devónica sobre el Alto del Apa.

Los movimientos que existen entre las placas continentales en este intervalo de tiempo geológico (existencia del supercontinente de Pangea), específicamente en el Continente de Gondwana, alcanzan las Cuencas del Paraná y todas las Cuencas intracratónicas del antiguo continente. El inicio de la sedimentación está fuertemente influenciada por una glaciación continental de latitud, a partir de un centro de irradiación glacial en el extremo meridional de Africa. Se cree que el inicio de la sedimentación glacial, en el Stephaniano (Carbonífero superior), ha alcanzado casi todo el área de la cuenca hasta su borde W en el Paraguay Oriental. El inicio de la deposición de las primeras unidades llamadas Gondwánicas en la Cuenca del Paraná, muestra un compotamiento tectónico más calmo.

La dirección N-S de estas unidades estratigráficas, la inclinación de estas unidades hacia el E y su identidad con capas sedimentarias de la misma edad con el resto de la Cuenca del Paraná, indican el área del actual Arco de Asunción, como una barrera efectiva en esta época, separando esta cuenca del área chaqueña.

Estratigrafía

La columna estragráfica del Neo-Paleozóico del Paraguay es la siguiente:

Tabla4

Tab5

  • Formación Coronel Oviedo

Esta denominación de Formación Coronel Oviedo, le corresponde a la Anschutz Co. Anteriormente Harrington (1950); Eckel, E (1959), llamaron a esta unidad Serie de Tubarao, luego Formación Tubarao (1956). También Putzer, H (1962) la denominó así. En la Cuadrícula 40 y Cuadrícula 41 (Anónimo, 1966), se llamó serie Cerro Corá.

La unidad aflora en la ciudad que lleva su nombre, tiene una continuidad de norte a sur y pasa horizontalmente a la Formación Aquidabán (río aquidabán). El límite entre las dos formaciones parece ser por interdigitación.

Se presenta en el Paraguay Oriental con una dirección NNW-SSE, al sur de la Falla del Jejuí/Aguary Guazú (Figura 1) hasta el área meridional del Alto de Caapucú, al SE de la ciudad de San Juan Bautista. Posee una faja de afloramientos entre 5 y 35 km de ancho, frecuentemente cortadas por sedimentación de edad Cuaternaria. Abarca un área de 3.177 km2. Al norte de la falla citada, se encuentra en relación de interdigitamiento bien marcada con la Formación Aquidabán.La Formación Coronel Oviedo está constituida por diamictitas, lutitas, areniscas y ritmitas del tipo Varvitas (“varved clay deposits”). Algunos niveles de diamictitas, como en el afloramiento distante a 12 km de Cnel. Oviedo, en dirección a Carayaó, indican sedimentación de origen en “tills” supra-glaciales presentando una matriz de granulación fina, cantos distribuidos de manera aleatoria y lentes de areniscas convulsionadas. Estos afloramientos parecen representar un período de sedimentación en ambiente glacial.

La estratigrafía de la Formación Coronel Oviedo se complica debido a una intensa movimentación estructural en que casi todos sus contactos, como las unidades del Silúrico ocurren por fallamientos, como puede observarse en la ciudad de San José, en la Ruta 2 (Figura 5). El bloque bajo es siempre la formación Permo-Carbonífera, lo que hace en los afloramientos de esta unidad se presenten solamente el techo de la formación.

Al Sur de Cnel. Oviedo, en dirección a Villarrica, Caazapá, Yegros y Yuty, la formación está bastante fallada (Figura 1-A), como indica Hutchinson (1979).

Sus exposiciones en superficie son frecuentemente limitadas por fallamientos y hacia el W, en dirección al valle del Río Tebicuary, está totalmente cubierta por sedimentación Cuaternaria asociada a una gran planicie aluvial de este río y sus afluentes, donde su mapeamiento es bastante difícil.

De esta manera, se cree que en gran parte del área de afloramientos de la Formación Cnel. Oviedo, solamente existe el techo de esta formación, luego sobrepuesta por sedimentos de la Formación San Miguel. Bloques fallados, con alzamientos de niveles más profundos de esta unidad, son responsables por exposiciones de tillitas, como a 12 km al N de Cnel. Oviedo. La mayor parte de esta unidad litoestratigráfica se encuentra en sub-superficie. Sin embargo, su espesor en el Paraguay Oriental, no es pequeña como puede deducirse de la perforación Asunción No. 1 (Figura 4).

Al igual que las unidades homólogas de la Cuenca del Paraná, en Brasil, Uruguay y Argentina, la Formación Cnel. Oviedo tuvo sedimentación con inicio en el Stephaniano (Carbonífero Superior) y sigue durante el Pérmico. No está restricta al Carbonífero. Hasta el momento no hay estudios palinológicos para probar esta información.

Harrington (1962) llamó a esta unidad, Serie de Tubarão y después (idem, 1956), Formación Tubarão. Serie Tubarâo es también la denominación utilizada por Eckel (1959) y Putzer (1962). En la descripción de las cuadrículas 40 y 41 (Anónimo 1966), la unidad es denominada Cerro Corá.

La denominación Formación Coronel Oviedo, aceptada en este trabajo por su uso corriente, fue utilizada por Wiens (1982).

  • Formación Aquidabán

La Formación Aquidabán está expuesta en el área, al N de la Falla del Jejuí/Aguaray Guazú (Figura 1), y sigue aflorando en el Estado de Matto Grosso del Sur, en el Brasil.

Abarca un área de 12.097 km2, en el Paraguay Oriental, en la Región del Alto del Apa. El contacto basal está en discordancia erosiva con las rocas del Grupo Itapucumí (Cámbrico-Pre-Cámbrico) y del Basamento Cristalino (Pre-Cámbrico). El techo está en discordancia erosiva con los sedimentos de la Formación Misiones, de edad Triásico/ Jurásico. Su espesor se estima en aproximadamente 1.000 metros, por cálculos de superficie, debido a la ausencia de informaciones de sondeos. La denominación Formación Aquidabán fue formalmente propuesta en el trabajo de OEA (1975), cuando por primera vez fue reconocida.

En los caminos que se dirigen de Bella Vista, hacia el W y WSW, hasta la localidad de San Carlos, estas areniscas de coloración roja están comunmente cubiertas en superficie por un nivel constituído por pisolitas (Itá Canga) en forma de ripios, en la que se encuentran areniscas de la formación en bloques rodados. Esta situación está presente en Bella Vista, hasta el arroyo Apa-mí, a más o menos 5 km de la ciudad. Es importante resaltar que de Bella Vista hacia el N, en dirección al Estado de Matto Grosso del Sur, Brasil, la faja de afloramientos de esta formación (Formación Aquidauana) es contínua y está bien descrita en varios trabajos.

En el arroyo Primero, 18 km WSW de Bella Vista, aflora una arenisca roja con granulación entre 62 y 88u, junto a una enorme cantidad de cantos rodados de cuarcita,granitos y calcedonia. El afloramiento se extiende por más de 1 km, donde pueden ser observados pequeños cantos de esta matriz arenosa. Más adelante, entre 3 y 7 km del arroyo, la formación exhibe lentes de areniscas de granulación variable (88 – 125μ a 252 – 350μ) hasta conglomerados.

Estos lentes poseen 30 a50 cm de espesor y 1,5 a2,0 metros de largo.

Algunos cantos rodados sobre la superficie del terreno, posiblemente derivados de esta formación, presentan nítidas estrías indicativas de transporte glacial. Cantos estriados también están presentes en la Formación Aquidabán, en Matto Grosso del Sur, y varios autores sugieren un orígen glacial para estos sedimentos de coloración roja primaria. Gran parte de los depósitos de esta formación indican, como un todo, una deposición sobre control fluvial/deltaico, a partir de un área fuente, situada más al N. Para aclarar este problema, es necesario la determinación de la posición estratigráfica de estos cantos estriados en el interior de la formación. Es posible que se originen por una interdigitación con la Formación Cnel. Oviedo.

Esta secuencia, que fué denominada Serie Tubarão por Harrington (1950), Eckel (1959) y Putzer (1962), posee sin duda, cantos estriados y facetados ya reconocidos por Boettner (1947), pero por otro lado son evidentes las indicaciones de sedimentación de origen fluvial, lo que puede evidenciar un retrabajamiento de antiguos depósitos glaciales o detritos liberados por hielos flotantes (OEA, 1975). Herbst (1979, además de observaciones sobre la edad de esta secuencia, menciona que los sedimentos de granulación gruesa encontradas en la Ruta 5 (hacia Bella Vista), pertenecen a corridas de lodo (“mud flows”) no necesariamente asociadas a condiciones glaciales de deposición.

En una sección geológica entre las ciudades de Concepción y Pedro Juan Caballero (Figura 1-B), la Formación Aquidabán muestra 4 secuencias de sedimentos que fueron denominados unidades A, B, C y D respectivamente. La unidad A está constituida por areniscas de granulación variada (177 – 250μ, 250 – 350μ y 500 – 710μ), con matriz fina e intercalaciones de niveles conglomeráticos con cantos de tamaño de hasta 15 cm. Las estructuras sedimentarias presentes están constituidas por estratificación cruzada y capas con espesores entre 1,5 a2,0 m, con secuencia granulométrica decreciente de abajo hacia arriba.

El color general es rojo con variaciones hacia el rosa blanquesino y amarillo. La unidad B presenta areniscas muy finas (62 – 88/88 – 125μ) con cantos esparcidos en niveles estratificados y capas de diamictitas con gran presencia de cantos y lentes de areniscas de grano grueso (500 – 710μ), ambas de color rojo a lilas. Las diamictitas muestran un pasaje lateral hacia capas de areniscas con granulación entre 250 hasta 710μ, con cantos de hasta 10 cm en tamaño de distribución dispersa. Las estructuras sedimentarias están constituidas por estratificación plano-paralela, estratificación cruzada en las areniscas de grano grueso y deformación en lentes de areniscas de tamaño pequeño. La constitución de la matriz de las capas de diamictitas, con granos de cuarzo dispersos, nos hace pensar en un orígen por corrientes de lodo, como fué mencionado por Herbst (1979) para esta región. La unidad C está constituida por areniscas de grano muy fino a fino (88 – 125μhasta 125 – 177μ) de color rojo a rosa blaquecino, con estratificación horizontal predominante. Hay una alternancia con capas de areniscas arcillosas hasta lutitas. Las capas de areniscas de mayor espesor son de 0,5 m frecuentemente silicificadas. En estas capas están presentes estratificaciones cruzadas causadas por migración de ondulitas. Algunos niveles presentan secuencia granulométrica decreciente de abajo hacia arriba. Frecuentes niveles de areniscas de grano fino, con ondulitas simétricas (7 cm de ancho), atribuyen una deposición original a un ambiente de aguas calmas, tal vez una planicie de creciente. La unidad D es conglomerática con las capas de conglomerados presentando desde gravillas hasta cantos con 15 cm. Las capas comglomeráticas están asociadas con areniscas de grano grueso (500 – 710μ) ambas de coloración crema a rosa. Las estructuras sedimentarias, constituidas por estratificación cruzada en secuencias granulométricas decrecientes de abajo hacia arriba (“finning up – word”), indican deposición en canal fluvial

Las Formaciones Coronel Oviedo y Aquidabán, correlacionables con las Formaciones Itararé y Aquidauana, en la estratigrafía de la Cuenca del Paraná, en Brasil; al igual que en la margen E de la cuenca, deben poseer relaciones de interdigitamiento. Esta interdigitación entre las dos unidades se deriva del aporte de detritos a partir de áreas fuentes en situaciones geográficas distintas, en la antigua cuenca deposicional, con un área de más de 1.000.000 km2. La fuente de aporte de detritos de la Formación Aquidabán se encontraba situada en el centro de la Placa Sudamericana, en el antigua trópico, lo que explica sus sedimentos rojos que como discuten Petri & Fulfaro (1976), es un color primario. La otra fuente de la Formación Cnel. Oviedo, situada al E, junto al antiguo Arco Afrobrasiliano, con fuerte influencia glacial, dieron origen a la acumulación de sedimentos con faciologías enteramente diversas que se interdigitan próximo a las áreas marginales de la antigua cuenca.

La Fm. Aquidabán fué depositada en un gran complejo fluvial deltaico, que tenía como nivel de base las áreas marinas asociadas al ambiente deposicional de la Formación Cnel. Oviedo, hacia el centro de la antigua cuenca. La edad de esta formación se cree es del Carbonífero superior (Stephaniano) al Pérmico, lo que comprueba en parte la afirmación de Herbst (1979), de que no hay evidencias de una edad Carbonífera para esta unidad.

  • Grupo Palmar de Las Islas

Esta denominación fue propuesta, por Gómez Duarte (1986) para las unidades de edad Carbonífera del Paraguay Occidental. Abarca un área de afloramiento de aproximadamente 9.960 km2, dividido en las Formaciones San José y Cabrera, separadas por el Alto del Chaco Central y el Alto de Lagerenza (fig. 1).

En el Chaco Paraguayo, las manifestaciones del Carbonífero fueron identificadas en casi todos los pozos de explotación petrolera (Mendoza No. 1 y 2, Gato No. 1, Toro No. 1 y otras). El Grupo Palmar de las Islas está correlacionado con los grupos Machareti y Mandyyuty, en Bolivia. El primero reposa directamente sobre rocas del Devónico, rellenando la topografía irregular del sustrato. Este grupo está constituído por limolitas, arcillitas, diamictitas y areniscas, alternando conglomerados con rodados de granitos rojos, cuarcitas claras, rocas remosionables del Devónico, granitos grises y pórfidos. El grupo Mandyyuty está constituído por la Formación Taiguaiti, con elementos pelíticos más abundantes y por la Fm. Escarpment, más arenosa, en la parte superior (Gómez Duarte, 1986).

  • Formación San José

Aflora en el borde Oriental del lago Palmar de las Islas, Estancia San José, en un área de 8.200 km2. Está constituída por conglomerados polimíticos con cantos gruesos a medios de granito rosado, cuarzo blanco, lutitas negras, rocas porfídicas y cuarcitas, al parecer, en la base de una secuencia constituida por diamictitas. Comparando las rocas de las formaciones del Carbonífero boliviano, Gómez Duarte (1986) cree que ésta unidad pertenece a la parte basal del Carbonífero y es correlacionada con el Grupo Machareti.

En la localidad tipo, las rocas se presentan muy tectonizadas con numerosas fracturas de dirección N-S. Además se observas evidencias de fallas, ya que los estratos están tumbados y no es posible reconocer la posición original de los mismos.

  • Formación Cabrera

Aflora en el Cerro Cabrera en un área de 1.760 km2. Está constituída por areniscas, areniscas finas micáceas, laminares de colores crema, verde grisáseas y amarillentas, diamictitas grises con abundante matriz y clastos de tamaño medio a fino, considerados de la misma edad que la formación anterior.

Sobre esta unidad reposan, en forma discordante, unas areniscas masivas de grano medio a grueso y de regular selección que podría pertenecer al Mesozoico. Las fracturas observadas en el Cerro son semejantes, en características, a las reportadas en toda la región y al parecer está separada del Cerro del Caimán, en Bolivia, por una falla (Gómez Duarte, 1986).

  • Grupo Independencia

El grupo está constituído por las Formaciones San Miguel y Tacuary, de edad Pérmica, que aflora en el Paraguay Oriental en un área de 7.996 km2. La denominación Serie Independencia fue utilizada por Harrington (1980), para designar las capas sedimentarias del Pérmico superior. En 1956, el mismo autor designa la misma unidad de Formación Independencia, (Eckel, 1959) volvió a utilizar la denominación Serie Independencia en un sistema del Gondwana o de Santa Catarina. Putzer (1962) denominó las capas de edad Pérmica como la Serie Passa Dois.

En la descripción de la geología de la cuadrícula 41, Coronel Oviedo (Anónimo, 1966), las capas de edad Pérmica inferior y medio son denominadas Serie Ybytyruzú, dividida en las Formaciones Pañetey e Independencia. Wiens (1982) propone para el Pérmico la división en las Formaciones San Miguel, Tacuary, Tapytá y Cabacuá. En la adaptación preliminar de la columna estratigráfica del Paraguay, para el Proyecto PAR-83/005, estas formaciones fueron reunidas en el Grupo Independencia. En este texto explicativo el Grupo Independencia está dividido en las Formaciones San Miguel y Tacuary con la eliminación de las Formaciones Tapytá y Cabacuá que, en realidad, pertenecen a la base de la unidad de edad Triásico/Jurásica.

El grupo aflora manteniendo la dirección de las denominadas capas gondwánicas, N-S/NNW-SSE, con buzamiento hacia el E, en áreas frecuentemente fallada. Al norte de la zona de la Falla Jejuí/Aguaray Guazú (Figura 1), en el Alto Apa, el Grupo está ausente por erosión en el Triásico inferior. Las formaciones del grupo se correlacionan con las unidades de los grupos Guatá y Passa Dois, de la Cuenca del Paraná, en el Brasil.

En el Mapa Geológico del Paraguay, escala 1:000.000, las dos formaciones del Grupo Independencia están individualizadas solamente al sur de la Ciudad de Cnel. Oviedo. Al norte de esta ciudad se presenta como indivisa.

  • Formación San Miguel

Aflora en faja, con disposición N-S, desde las proximidades de Carayaó, al Norte, hasta la región de Yuty, al Sur. En profundidad fue registrada en las perforaciones Asunción No. 1 y 2. No está presente al Norte de la zona de falla del Jejuí/Aguaray Guazú, donde los sedimentos de la Fm. Misiones de Triásico/Jurásico, reposan directamente sobre la Fm. Aquidabán más antigua.

Está constituída por areniscas, lutitas y diamictitas depositadas en concordancia con los sedimentos de la Formación Coronel Oviedo, más antigua. El contacto entre las dos formaciones es difícil de ser mapeado, en parte por causa de los afloramientos pobres y también, debido al contacto transicional entre las dos unidades.

Hutchinson et. al.,(1979), dan detallada información sobre la estratigrafía de esta unidad y la faciología sedimentaria presente en el área con inicio al Norte, en la región de Coronel Oviedo, y se extiende hasta el Sur, cerca de la ciudad de Yuty. Esta unidad estratigráfica se encuentra en conformidad sobre la unidad más vieja y está representada en profundidad por una secuencia basal de areniscas conglomeráticas, sobre siltita y lutitas, de origen glacial de la Formación Cnel. Oviedo, seguida por una secuencia constituida predominantemente por areniscas alternadas por pizarras de origen fluvial, lacustrina, deltaica y marina rasa.

Una de las perforaciones indicadas en la Figura 1-A, ejemplifica la distribución litológica, en la Formación San Miguel, que posee entre 20 a100 metros de espesor.

60-100 mareniscas arcósicas, generalmente macizas, ocasionalmente con estratificación pobre, friable. Interpretada como resultante de una facies deposicional de playa.

0 – 15 mpresenta un cambio regresivo deposicional de marino raso a ambientede playa.

0 – 20 marenisca fina a muy fina intercalada con siltita y pizarras. Esfractura “flaser”, causando aspecto ondulado, estructuras lenticulares y bioturbación indican ambiente marino raso.

En el área entre Mbocayaty y la Colonia Independencia, en la subida de la escarpa, está expuesta la Formación San Miguel en gran parte de una sección arenosa, donde la base de la escarpa del arroyo Itá hasta su contacto, por falla, con las areniscas de la Formación Misiones (R-J) , 3 km. más adelante (Figura 1-c).

Las areniscas presentan granulación media (250-350μ) con granos más gruesos dispersos en la matriz de grano medio.Presentan estratificación cruzada con ángulos más elevados en capas de areniscas de grano más grueso (350 – 500μ ), alternando con niveles donde están presentes ondulitas.En este tramo, junto al arroyo Guazú, los sedimentos de esta formación presentan fósiles vegetales, troncos silicificados, que son muy característicos de esta unidad en el resto de la cuenca.

En el camino hacia la Estancia Isla Negra, a partir de la Ruta 2, se observan, en una cantera, areniscas de granos finos rojos (gris en mayor profundidad) con cantos de hasta 4 cms. En observación detallada, los cantos, aparentemente dispersos, muestran que están estratificados en determinadas capas, no representando una granulometría decreciente de abajo hacia arriba, pero si flujos de corriente fluvial en ambiente sub-acuático. Esta secuencia se sucede con capas más arcillosas con estratificación horizontal.

Anteriormente incluido en la Fm. Cnel. Oviedo, este afloramiento debe ser considerado como perteneciente a la Fm. San Miguel.

Al Norte de Cnel. Oviedo, en dirección a Carayaó, en una cantera localizada a 3 Km. de la ruta (entrada en el Km.155), están expuestas aproximadamente 25 metros de areniscas con estratificación plano-paralela, en capas alternadas, con 2 mm. de espesor entre granulometrías de 350-500μ y 125-177μ. En los 25 m. expuestos se observan dos intercalaciones de capas más arcillosas. Este tipo de sucesión litológica recomienda su inclusión en la Formación San Miguel.

El ambiente de sedimentación de los depósitos de esta unidad es fluvio/deltaico. El avance del complejo deltaico sobre la sedimentación marina arcillosa del mar transgresivo, que ocupa la cuenca después de la retirada glacial, provoca una intensa ocurrencia de fenómenos denominados de lutocinesis (diapirismo de lodo). En la Plaza de la ciudad de Cnel. Oviedo, existe una exposición de este fenómeno en areniscas de frente deltaico pertenecientes a esta formación.

Las lutitas intrusivas poseen cantos dispersos y las capas de areniscas cortadas por el diapiro, presentan muchas deformaciones en forma de un complicado sistema de plegamiento. Fenómenos de lutocinesis constituyen un buen diagnóstico para la interpretación de sedimentación sub-acuosa en frentes deltaicos.

Las evidencias de lutocinesis no están restrictas a la localidad de Cnel. Oviedo.En la ruta entre esta ciudad y Villarrica, en el Km.151, es posible observar la misma deformación en areniscas de granulación, entre 250-350μ, asociadas a lutitas diamictíticas.En la ruta 2, entre San José y Cnel. Oviedo, es frecuente la exposición de capas arenosas deformadas u onduladas en contacto con lutitas diamictíticas. Este nivel fue elegido en este trabajo como el contacto entre las Formaciones Cnel. Oviedo y San Miguel, debido a que, hacia arriba, la exposición de areniscas es constante.

La edad de la Formación San Miguel es del Pérmico. Herbst (1979), estudió vegetales fósiles del área del arroyo Guazú entre Mbocayaty y la Colonia Independencia, constituidos por troncos silicificados, atribuyendo a estas capas sedimentarias una edad del Pérmico superior.

El contacto superior de la Fm. San Miguel con la Formación Tacuary, es de difícil observación en afloramientos. Los contactos entre las dos unidades esfrecuentemente por fallas (Figura 1-C). La sucesión estratigráfica, no obstante, indica un contacto constante y transicional. En la posición estratigráfica de la base de la Formación Tacuary, techo de la Formación San Miguel, en la Ruta 2, en el arroyo Morotí, dos lentes de areniscas de grano fino, bien seleccionados, se intercalan con capas de lutitas.

La estratificación en los lentes arenosos, además de su forma tridimensional, indican deposición en barras arenosas costeras.

Esta exposición podría representar el máximo avance del mar de los sedimentos de la Formación Palermo, que representa una ingresión marina generalizada en la cuenca del Paraná, después del evento fluvio/deltaico, ausente en la columna estratigráfica del Paraguay. En el borde E de la cuenca, la Formación Palermo se encuentra debajo de unidades estratigráficas correlacionables a la Formación Tacuary.

  • Formación Tacuary

Esta denominación se atribuye a la Anschutz Co., para describir a lutitas calcáreas, siltitas y arcillitas.

Se las puede observar en divisorias de aguas; aflora continuamente desde San Estanislao, al Norte, hasta el Sur de Yuty, en el Paraguay oriental, con una dirección de N-S e inclinación hacia el E. Está constituida por una sucesión rítmica de siltitas, lutitas, arenisca de grano fino y calcáreos, generalmente oolíticas; comprenden rocas depositadas en un ambiente marino costero de aguas poco profundas. Se las distingue por presentar una gran variedad de colores, desde rosados (predominantes), rojizos, amarillentos, lilas y grises.

En la entrada de la ciudad de San Estanislao aflora una secuencia de capas de areniscas rosadas de granulometría entre 88-125μintercaladas con lutitas. Dos lentes de areniscas con idéntica granulometría y espesor de 2,5 metros, indican deposición en ambiente costero con barras arenosas y lagunas. Estos afloramientos, cerca de San Estanislao, están en el techo de la Formación Tacuary, estratigráficamente abajo del contacto con la Formación Misiones (R – J). Los mismos tipos de afloramientos se encuentran hacia el Sur, hasta Mbutuy y para el ENE, hasta la ciudad de Curuguaty, en un bloque de falla.

En la Ruta 2, esta formación aflora desde el Arroyo Morotí hasta el Km. 165, en la entrada para la “Calera Cachimbo”. En las proximidades del arroyo Morotí es posible observar el contacto basal, transicional con la Formación San Miguel, como fue descrita en el ítem 5.2.4.1. El contacto superior con la Formación Misiones es por discordancia erosiva.

La posición estratigráfica de los niveles oolíticos dentro de la formación es variable, a veces se sitúa junto a su base, a veces en su techo. A 3 km, al Sur de Yuty, afloran sedimentos de la base de esta unidad constituidas por areniscas en capas de 10 cm de espesor y granulación entre 177-250μ intercalados con lutitas. En el techo del afloramiento aparecen las capas de oolitas silicificadas, con espesores entre 1,0 y 2,0 cm, ligeramente onduladas.En las capas de areniscas pueden ser observadas ondulitas.En el Km 165 de la Ruta 2, en la Calera Cachimbo, afloran sedimentos del techo de esta formación. Una capa de calcáreo oolítico, con cerca de 2,0 metros de espesor, presenta estratificación cruzada, ondulitas y gran número de concreciones de sílice. Algunas estratificaciones cruzadas de tamaño pequeño fueron causadas por la migración de ondulitas (“ripple drift cross lamination” ). Fósiles de lamellibranchiata, existen en gran cantidad en por lo menos un nivel en el techo de la capa calcárea. El tipo oolítico del calcáreo, el modelo de estratificaciones cruzadas, las ondulitas, el tamaño de granos, la forma, la clasificación y dirección, indican un ambiente de playas en un paleorelieve suave.

La formación aflora también en la Colonia Independencia; próxima al Hotel Tilinski, donde es fácilmente reconocida por la presencia de sus sedimentos de colores variados (rojo, lilas, verdosos, etc.). En la propiedad del Señor Ernesto Kornmeyer, en la misma área, existen capas calcáreas y areniscas finas con fósiles lamellibranchiata. Herbst & Leguizamón (1982-1984) describen algunos perfiles de la Formación Independencia (parcialnente correlacionable a la Formación Tacuary), enfocando su contenido fosilífero, incluyendo el área del Departamento del Guairá.

Los mismos autores (ídem, ídem) mencionan que el contenido paleontológico de la fauna de esta unidad consiste en un conjunto de invertebrados, entre los que figuran pelecípodos, ostrácodos y restos de crustáceos. Desde el punto de vista de las afinidades con otras faunas sudamericanas, sería una fauna endémica del mar Pérmico de la Cuenca del Parque. Los invertebrados de esta formación son los siguientes:

  • Piramus anceps
  • Pinzonella Neotrópica
  • Terraia aff altísima
  • Jacquesia sp. indt. (af. J. Elongata)
  • Piramus nov. esp.

Según Herbst & Leguizamón (1982-84) este conjunto de formas, indudablemente, representa la fauna de la Formación Estrada Nova (Pérmico), de la Cuenca del Paraná, en Brasil. La forma descrita por Harrington (1950) y la localidad encontrada por los autoressupracitados, representan la asociación de Pinzonella Neotrópica Sensu Kunnergar & Newel (1971).

Los mismos autores (Herbst & Leguizamón, 1982-84) encontraron Ostrácodos en la localidad del Arroyo Vino, en la Colonia Independencia.Se trata de una fáunula de 4 o 5 distintas formas en que se presentan únicamente como impresiones y a veces como moldes internos, cuya preservación es muy pobre y que no ha permitido ningún tipo de clasificación.

La flora en general, aporta menos datos. Los autores (idem, idem) mencionan la presencia de Guairea Comieri, que originalmente fue descrita por Schuster, y a la que Herbst (1974) le asimila una especie publicada por Andrews (1948), como Osmundites brasiliensis. Esta planta, en Brasil, también procede de la Fm. Estrada Nova. El conjunto de la información paleontológica y litológica permite correlacionar la “Formación Independencia”, denominado Tacuary en este trabajo, con la Formación Estrada Nova y dentro de ella con la Fm. Terezinha (Formación o Miembro Terezinha según Schneider et. al.,1971). Las características generales indican para esta formación un ambiente sedimentario cerca de la orilla del mar, en una paleolínea de costa de tierra emergida, poco elevada y estable.Las margas y calcilutitas de Syraty, próximo a San Estanislao, indican un ambiente marino de aguas someras, probablemente lagunas, en contraposición a los ambientes de playa de los calcáreos oolíticos como los de las áreas de Cachimbo en el Km. 165, de la Ruta 2.

Related Posts

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.*