Inundaciones del Paraguay

Posted on

Suplemento Económico – Asunción, domingo 31 de octubre de 1993.

Dr. Geol. Juan H. Palmieri.

Inundaciones: Un Proyecto de Interés Regional

Todos los años, en mayor o menor proporción, las poblaciones ribereñas del río Paraguay sienten los efectos de las inundaciones no solo en nuestro país, sino también en la Argentina y el Brasil. Cuando esta situación se produce, se efectúa una movilización desesperada en muchos casos y sobre todo desordenada, para paliar los efectos de la misma a los sectores más humildes de los miles de afectados.

Es por esto que se justificarían al respecto “ideas de proyectos” como el que hoy representan y que podrían ser apoyados y desarrollados por organismos como INTAL (Instituto para la Integración para la América Latina) o el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), a solicitud de los gobiernos afectados por una situación similar. El Paraguay podría llevar la iniciativa.

El río Paraguay, que solamente en nuestro territorio recorre más de 700 Km., está entrando en la etapa en la que con la colmatación del lecho y las crecidas anuales. Adquiere un amplio espectro, inundando considerables áreas con perjuicios calculados en millones de dólares anualmente.

Una de estas “ideas” podría ser un proyecto de integración regional que involucraría, a más de nuestro país, a la Argentina, Bolivia y Brasil, y que consistiría en la realización de una represa con un vertedero para aguas de crecida al norte de Fuerte Olimpo.

En efecto, visualizando el mapa geológico, se comprueba que el río está controlado por una fractura con dirección noreste-suroeste a la altura de Puerto Caballo. Así mismo, en la zona existen viejos cauces que se internan en el Chaco y que deberían reactivarse para la toma de aguas de crecida. Por lo tanto, este sitio podría ser estudiado como una alternativa para la ejecución de la obra.

Los impactos del proyecto serían: a) Controlar las inundaciones que afectan a los países ya mencionados, b) contribuir de esta manera con la seguridad de la navegación, c)utilizar el excedente de aguas para la recuperación de tierras áridas y d)crear un polo de desarrollo en la región.

En síntesis, ahorrar grandes pérdidas de dinero, promoviendo el desarrollo.

Dado que nuestro país será beneficiado con la recuperación de más de 1.000.000 Ha. (los viejos cauces se internan más de 200 Km. en el Chaco), la implementación del proyecto en mayor proporción deberá corresponder al Paraguay.

Esto sería posible, considerando que en las cercanías del sitio propuesto para la represa y el vertedero, disponemos de excelente material pétreo (Fuerte Olimpo) y cemento en Vallemí, además del acero de ACEPAR, que también se encuentran sobre el río Paraguay. Sumando a esto los excelentes recursos humanos disponibles aquí y en los países vecinos. Creemos, pues, que las condiciones están dadas para iniciar estos estudios.

Antes de terminar, reiteramos, ¿cuáles serían los beneficios para nuestros países?

En primer término, la integración a través de un proyecto que contribuiría con Argentina, Brasil y Paraguay para controlar las inundaciones. En segundo lugar, la activación de tierras para la agricultura, hoy áridas, pero edafológicamente ricas para el cultivo del maní, sorgo, algodón, que se podrían intercambiar con productos bolivianos como el hierro y el petróleo. Por otro lado, estas tierras activadas por el agua podrían ser consideradas por el Gobierno nacional para paliar las necesidades de los campesinos sin tierra.

Finalmente, los organismos internacionales que habíamos mencionado podrían prestar los servicios especializados de cooperación técnica en materia de integración para los países en desarrollo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *